01 febrero 2012

Cómo reparar uñas partidas

A veces sucede que las uñas nos han crecido un poco, las tenemos hermosas después de mucho esfuerzo y...¡zaz! se nos parte una. A veces se parte cerda de la punta, y con todo el dolor del mundo, cortamos y limamos, y nos queda la uña visiblemente mas corta que las demás... pero al menos se ve decente.
Otras veces, se parte muy adentro, en la parte que está poegada a la carne. es terrible cuando esto sucede porque no la podemos cortar por ahí, y queda un "pico" que se nos engancha en todo y al final la uña termina rompiéndose por allí.
Así me sucedió ayer. La técnica que les voy a explicar funciona en estos casos o si se rompe por la parte libre.
Primero que nada, si estás en la calle, en cuanto se te parta la uña, coloca una curita o bandita mientras llegas a tu casa y la puedes reparar, de esta manera evitarás que se enganche y se rompa mas. Recomiendo tener curitas o banditas en el neceser de maquillaje que llevamos en la cartera. Si se te parte una uña y no llevas banditas contigo, puede servir cualquier tipo de cinta adhesiva o incluso una etiqueta (eso en caso de emergencia).
Lo que necesitas para repararla es: una bolsa de té que no se haya usado, pegamento para uñas y tijeras. Si tienes pinzas (de esas para las cejas) serían de mucha utilidad. 
No uses pega loca, compra un pote de pegamento para uñas, del que se usa para pegar las uñas postizas.
Luego necesitarás un pulidor de uñas.
Antes de repararla, debes quitar muy bien todo el esmalte que tengas en esa uña, y sobre todo si es de color. Si la reparas y quedaban restos de esmalte, la uña te va a quedar manchada.
Vacía el contenido de la bolsa de té y corta un pequeño rectángulo de papel. El resto del papel lo guardas entre tus cosas para las uás para una próxima vez.
Con unas pinzas o con la punta de los dedos, toma el rectángulo por un extremo y en el otro extremo coloca unas gotas de pegamento. Aqui no vale eso de "menos es mas" asgúrate que quede bien impregnado en pegamento... eso si: ten cuidado que el pegamento no toque las pinzas porque el papel se va a quedar pegado de allí. 
Una vez que el pepel tenga pegamento, lo colocas sobre la parte de la uña que esté rota y con la pinza o con unas tijeras haces presión para que no queden burbujas y se fije el papel. esto seca bastante rápido. Cuando el papel esté fijo, cortas los sobrantes tratando que sobre un poco en la punta, vuelve a aplicar pegamento encima y así se terminará de fijar todo. 

Asegúrate de impregnar bien el borde libre de la punta y antes que seque dóblalo hacia abajo, como "forrando" la uña. Seguramente te caerá en la piel, es desagradable pero no te preocupes, eso se cae al rato. No trates de arrancarte la pega de la piel porque te puedes lastimar, y no te pongas a limpiar insistentemente con acetona porque estropearás la reparación.
Ahora espera que seque bien. Luego, toma un pulidor de uñas o una lija muy suave. No uses limas de uña porque son muy duras. Comienza a pulir suavemente pero con insistencia: la idea es que no quede ningún borde levantado. Pule suavemente la punta de la uña... ojo: SUAVEMENTE. la idea no es llevarse el dobléz del papel limando como locas, solo pule para crear una superficie lisa.
Una vez terminada, la uña debe quedar lisa. Visualmente se le notará algo extraño y es posible que la parte donde estaba rota quede un poco mas oscura. No te pongas a tratar de limpiarlo o rebajarlo con una lima porque lo estropearás. Solo tienes que asegurarte que está completamente lisa y que no se va a enganchar en nada.
Finalmente, aplica una capa de esmalte endurecedor, base nutritiva o brillo transparente, y una vez seco aplica el color que gustes. De esta manera no se notará absolutamente nada.
La uña va a quedar mas gruesa y dura al tacto, pero no la estés tocando, doblando y mucho menos mordiendo. 
Esto aguanta esmalte y quitaesmalte, pero trata que los esmaltados te duren al menos una semana, para no estar usando quitaesmalte con tanta frecuencia. 
Puede que al cabo de tres semanas o un mes, se vuelva a romper por el mismo sitio. Si esto sucede y todavía no la quieres cortar, vuelve a hacer el mismo procedimiento, solo que antes de pegar el papel, pule un poco la uña.
Este método me ha funcionado bastante bien. Una vez la uña fue creciendo sola y ni me di cuenta. En otra oportunidad se rompió y la tuve que volver a reparar, pero siguió creciendo.
Las uñas suelen romperse de esta manera cuando hemos logrado que nos crezcan un poco usando endurecedores. Esta vez se me partió por un golpe frontal que me di; toda la vida las he tenido muy cortas y tengo la mala costumbre de usar la punta de los dedos para todo; cuando las tenemos largas, lo correcto es usar la yema de los dedos... bueno, me imagino que me iré acostumbrando.

5 comentarios:

Maria Zobeida Ramirez dijo...

Gracias por esta idea, la voy a poner en practica porque tengo una uña partida a mitad de la carne y me da mucho dolor cortarla porque me ha costado mucho tener las uñas largas, felicidades.

Maria Zobeida Ramirez dijo...

Gracias por esta idea, la voy a poner en practica porque tengo una uña partida a mitad de la carne y me da mucho dolor cortarla porque me ha costado mucho tener las uñas largas, felicidades.

Anónimo dijo...

Ke buenizimo kncjo ojala me sirva!!!

Anónimo dijo...

Lo pndre en praktik...xke me ksto muuuxo trabaJo ke me krecieran y aHora k stan bstnt largs y lindas ¡¡¡zaz!!! una se rompe ke koraje..

Derdlim Ahsia dijo...

Buenos días:

Te quisiera agradecer por tu entrada, puesto a que hoy se me acaba de romper por primer ves la uña casi completa en el mero centro, solo faltó un milímetro para que me la cortara toda.

Solo tengo una cosa más: ¿y si se te parte en casa, no tienes nada de eso, la tienda cercana esta a siglos de distancia y no tienes carro, y aparte de eso es de esas horas de la noche que nada está abierto?

Atte: Derdlim Ahsia